El paisaje se ha vuelto invisible

El paisaje se ha vuelto invisible

simple espejo de la mirada

hambre de días pasados.

 

Si  no despertase del sueño un amanecer

de pétalos mojados

no habría escrito estos versos

invocando la callada espera que agita las almas.

 

La música de las palabras

como un traje que nos diferenciara

se queda en el umbral del sentido.

Nos recuerda en su descubrimiento

el azul denso de la noche

la luz de la inocencia

la fantasía y la altivez

de aquel niño que sin saber cómo

habíamos olvidado.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!