Música

 

Lo que no tiene nombre
la música se lo da
invoca lo que no podemos decirnos
solo vibrar
y verse arrastrado lejos de uno
hacia lo universal.
La flauta y el arpa
unidas por un viento del pasado
rebotan entre las paredes del templo
hasta que se eleva su voz
como una lanza musical
rayando la copa mas fina, Montserrat,
de piedra pulida, tu canto
viaja más allá de los ojos
para siempre, retando al tiempo
y su mano implacable

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!