Como quien camina

Como quien camina
absorto y efímero  sobre la anchura del mundo
y su movimiento
y no tiene más que palabras
para detenerlo mientras el otoño
continúa alimentando el suelo con nuestros huesos.
Los ojos del niño
y el escepticismo del anciano se entrelazan
en el verso imposible,
sal que mira al pasado, belleza que vive
en su agónico despertar,
bruma ceniza instante
poesía.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!