La ciudad

La ciudad sucia, la ciudad ruinosa,

la ciudad.

La ciudad está en la calle

Esperando a la brisa para respirar

Y mientras… canta

ama

llora bailando

con una grandeza inmaterial

que dejó el miedo para los sesudos

y la gloria para el pie ligero.

Trompeta en Aguiar,

Semilla en Neptuno

Madera en el Malecón

La Habana corona a un príncipe cada noche.

Apuesten fuerte!

Dichoso aquel que se gane un sitio  al amanecer

sobre la miel oscura y pagana de su lecho.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!